Más Allá del Límite

¿Dónde está el límite entre lo “adecuado” y lo innovador? ¿Hasta dónde podemos exprimir nuestros recursos sin caer en el exceso pero sacándoles el máximo partido? ¿Dónde podemos establecer un umbral de éxito garantizado?

Son preguntas que podrían plantearse a muchos niveles. Y nos sirven para mejorar nuestros resultados – en este caso – musicales.

El joven Padawan.

Aún recuerdo mi primer curso sobre producción (todavía en el siglo XX). Era uno sobre producción musical basada en Logic (versión 5 para PC).

Yo acudía entusiasmado por ser la primera vez que me formaba en una materia que llevaba desarrollando profesionalmente ya un tiempo (con miles de dudas, como todo autodidacta). Mi objetivo era rellenar todos los huecos que mi formación casera había cavado y, además, estaba convencido de que, manejando Logic (hasta entonces había usado sólo Acid) mis resultados mejorarían exponencialmente.

Poco después descubrí que la herramienta importaba poco si yo no era capaz de explotarla (y volví a Acid, que me resultaba mucho más familiar).

Durante aquellos días, a través de uno de mis compis, llegaron a mis manos unas tablas de ecualización que “aseguraban” resultados inmediatos. También las había de compresión, estableciendo valores concretos según el instrumento a tratar.

Yo jamás había pensado en “cuánto” de cada cosa debía aplicar y siempre temía haberme pasado con mi procesamiento. Y aquellas tablas se convirtieron en una religión. Ya podía estar tranquilo, porque tenía una receta mágica contra el sobreprocesamiento de mi señal.

Durante años confié en ellas y jamás presté tanta atención a lo que oía como a los valores que “debía” usar. Y, lógicamente, mis resultados no mejoraron. Llegué a pensar que había malgastado mi dinero y me planteé la idea de no invertir ni un duro más en formación.

La cruda realidad es que había aprendido a manejar una herramienta brutal (Logic en aquel momento era, probablemente, la herramienta más poderosa para un compositor/productor), pero no había aprendido nada sobre producción.

¿Tienes dudas acerca de cuándo y cuánto procesar?

Tras años de práctica y tras cometer miles de errores, lo único que puedo asegurar sin miedo es que no hay una fórmula o receta mágica para mezclar. Y es porque cada mezcla es diferente, única y especial.

Y cada día, a base de forzar los “límites aceptables” según aquellas tablas, mis resultados mejoran. Y es porque ya no me fio de nada que no sean mis orejas y mi concepción del proyecto. Ya no existe esa falsa “zona de confort” donde nada malo puede pasar. Y es porque lo peor que nos puede pasar es justo eso, que no nos pase nada.

Hoy prefiero pasarme al comprimir un bajo que dejarlo reinar sin control estropeando mi zona de graves (y toda mi mezcla) desde el principio. Hoy prefiero planchar mi mezcla final en un CD y escucharlo en el coche y cabrearme por haber sobreprocesado una vez más. Así aprendo mucho más que cuando no arriesgo.

Si te identificas con esta situación acepta un consejo.

Para empezar, nunca hagas lo que yo hice. Nunca te conformes con la zona de confort. Ni con la tuya ni con la de otros. No dejes de empujar los límites de tu propio método. Es así como se aprende. Y no dejes de documentarte siempre que puedas. El saber no ocupa lugar, camarada.

Tampoco apliques procesamiento a algo que no lo pida a gritos tras hacer tu mezcla estática (puede pasar que tu bajo vaya y venga y necesite compresión urgente, pero también podría no necesitarla). Haz más caso a tus orejas que a tus ojos y a tus sentimientos que a los números que ves en la pantalla o en cualquier plantilla.

De hecho, no tengas miedo de ir más allá de los “límites”. Hazlo cuando creas que es necesario. Recuerda que, si suena bien, está bien, independientemente de cómo hayas llegado allí. Y recuerda también que eres tú quien debe establecer los límites para cada proyecto.

Al fin y al cabo, eres tú quien tiene la última palabra.

Algunos procedimientos que (ahora) sé que funcionan.

1. Comienza con una mezcla estática donde puedas escuchar cada pista nítidamente y trata de encontrar problemas antes de aplicar soluciones. Tu arsenal de trucos debe servir a tus objetivos, en vez de marcarlos.

2. Intenta evitar el botón “solo” y trata de encontrar el balance general y el lugar de cada elemento mientras escuchas todas las pistas a la vez.

3. Intenta razonar (y sé capaz de explicar) el motivo para procesar una señal. Olvídate de rutinas y fórmulas y trata de procesar con un objetivo, en vez de contar con el procesado como uno de tus objetivos habituales.

4. Prueba a escuchar tus mezclas con los ojos cerrados de vez en cuando y/o a utilizar plugins que no tengan representación gráfica.

5. Cuando apliques un plugin, llévalo hasta donde nadie lo llevaría y así sabrás qué efecto consigues con él, si es lo que buscas y cuándo es demasiado.

6. Utiliza referencias constantemente para asegurarte que estás en una zona “comercialmente aceptable” (en este caso no es una tabla, es la forma de saber que tu mezcla sonará bien en cualquier sistema).

7. Escucha música de forma analítica (a ser posible en el equipo con el que mezclas) y no dejes de plantearte cómo lo hacen otros y qué técnicas podrían estar utilizando. De hecho, si tienes tiempo para hacer ejercicios, intenta calcar el sonido de tus canciones favoritas e, incluso, mezcla un tema tres veces aplicando procesos distintos y compara tus resultados.

Aprender es mucho más fácil de lo que creemos. Sólo hay que documentarse, imaginar, probar y tomar nota de los resultados, lo que implica empujar (pulverizar, diría yo) nuestros límites.

¿Quieres mejorar tu técnica?

Dejo la imaginación, la práctica y la reflexión en tus manos. Me centro en la documentación, porque, muy pronto en este blog, comenzamos un CURSO COMPLETO SOBRE ECUALIZACIÓN. Un curso de 10 videos HD y más de 3h de duración donde veremos algunos conceptos teóricos, además de un montón de rutinas prácticas (vamos a mezclar una canción completa) que mejorarán nuestro acercamiento a la Ecualización.

Para que puedas documentarte y conocer las normas para luego quebrantarlas a tu antojo (pero meditadamente y dejando cero espacio al azar o al automatismo).

Te aseguro que cambiará tu concepto de Ecualización y, sin duda, tu sonido final. 100% garantizado.

Simplemente has de darte de alta en la lista de correo y lo recibirás en tu mail a partir del mes de Septiembre, junto con el pack de regalo “Básicos de Producción” y todos los contenidos en tiempo real, los regulares y aquellos exclusivos para suscriptores. También puedes pulsar sobre la foto.

EQ de PaF bnr

Tu Opinión

Por cierto, ¿cómo te lo montas tú a la hora de apretar el acelerador? No dejes de compartir tus ideas o experiencias con el resto de la comunidad. Se trata de mejorar y, cuantos más seamos, mejor nos irá a todxs.

 

 

 

No des un paso en falso más antes de leer tu MANUAL INTERACTIVO

Todo lo que necesitas saber para tener éxito en tu estudio en casa 

¡¡ Descarga tu ejemplar antes de que se agote !! (nº limitado de descargas – después 17€)

 

2 comentarios sobre “Más Allá del Límite

  1. Interesante modo de ver nuestra estrategia de aprendizaje. “No conformarse con la zona de confort” es la frase clave. Sin embargo también en cierto que “la tablas” y tal son importantes en una etapa inicial, yo lo compararía como la formación académica: Los pintores aprenden a dibujar la realidad tal cual, los poetas a rimar, los compositores a escribir sonatas… creo que es más divertido romper las reglas cuando las has sabido usar. Es una manera muy racional de ver la creatividad lo admito pero poner en jaque tu racionalidad con la intuición, emociona.
    Estaré atento al curso de Eq.
    Saludos

    1. ciertamente las tablas valen como iniciación cuando no tienes idea de cómo actuar. Sin embargo, clavarse a ellas y dejar de pensar es nocivo. A eso me refería.

      Conocer las reglas para quebrantarlas sin piedad es la clave.

      Gracias por tus palabras, camarada Julio. Espero q t resulte interesante el curso de EQ.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *