[7d7] 1. La Mezcla Estática

Llega Septiembre y con él la vuelta al cole. ¿Qué mejor que empezar con el número de la suerte?

Hoy comienza la serie 7 de 7, siete videos que cubrirán siete aspectos clave de la Mezcla Digital en siete días seguidos. Casi nada.

El de hoy trata sobre la Mezcla Estática, un paso que te ahorrará tiempo y recursos a la vez que te servirá para trazar tu plan maestro y encaminar tu mezcla hacia un objetivo claro, asequible y completamente profesional.

Espero que te sea útil y no dejes de comentar cómo te ha ido o si tú lo haces de otra forma. Aquí estamos todxs para aprender. 🙂

 

El primero de los pasos hacia una buena mezcla es empezar por una Mezcla Estática, usando sólo volumen y panorámica L/R y poner todo a su volumen y en su lugar dentro del espectro estéreo. Como ejercicio, intentemos hacerlo en, por ejemplo, 10/15 minutos. usando un cronómetro. La presión ayuda a veces a no empantanarse con algo y a buscar más el balance general que algo específico.

Dejemos los detalles para más adelante y centrémonos ahora en una mezcla donde oigamos todo al nivel y en el lugar que nos pide la propia canción (que estamos oyendo por primera vez, opción que nunca más tendremos). Pronto añadiremos EQ, compresión, reverb, arreglos orquestales y automatización para asentar todo en su sitio y darle al combo total un carácter único y compensado tanto en niveles como en profundidad y musicalidad. Y será entonces cuando nos centraremos en los detalles.

El Volumen: Se busca una Estrella.

starUn buen primer acercamiento a la Mezcla Estática es hacer dos o tres escuchas con todas las pistas en bruto. Así podemos tomar nota de cuáles son sus puntos fuertes y débiles y buscar el leit motif del tema para luego explotarlo.

Podemos entonces identificar a los protagonistas de la mezcla (bombo, bajo, voz – bombo, sinte, voz… normalmente el instrumento que acarrea el peso melódico o informativo y partes del ritmo o armonía) y encontrar el nivel donde suenen coherentes por sí solos y de forma global.

Luego podemos añadir el resto de pistas insertándolas en los espacios libres, buscando siempre un balance coherente entre ellas y que nunca molesten o tapen a nuestros protagonistas.

La Panorámica: Se busca un Submarino.subquad

Si bien la gente que se dedica al video deben lidiar con el Dolby Surround (varios altavoces creando sonido envolvente), el estándar de mezcla de audio siempre ha sido el Estéreo.

La panorámica nos permite colocar nuestras fuentes en tres posiciones distintas: centro, izquierda y derecha, con la posibilidad de enviar señales a los lados con un porcentaje determinado (con un “pan pot” o botón de panorámica que nos permite mandar un sonido a la derecha o izquierda con un porcentaje de 1 a 100%, siendo el primero casi el centro y el segundo el extremo).

Si bien no hay normas rígidas en cuanto al uso de la panorámica, algo a tener en cuenta es la naturaleza de las ondas. Las de graves tienden a expandirse omnidireccionalmente, por lo que suelen ir en el centro (bombo, bajo, cello…), mientras que las ondas medio-agudas se expanden linealmente (y suelen alojarse en los lados del estereo). Este es un recurso muy utilizado en la música electrónica moderna, así como en el Rock, pop y demás. Este control de la lateralidad es el arma definitiva para alcanzar un buen balance en ambos lados de nuestra mezcla.

Otro factor que debemos meditar es el protagonismo de una o varias pistas. Si tenemos una mezcla donde hay una voz, probablemente la queramos en el centro, por lo que podríamos mandar a los lados las pistas que compartan frecuencias con la misma o puedan enmascararla de alguna manera, con el fin de liberar espacio para ella en el centro. Una técnica muy usada es el hard panning, que consiste en panear al 100% todo lo que queramos llevar a los lados, vaciando el centro y aprotando un extra de claridad a las pistas centrales (sacrificándola levemente en los lados al haber acumulado lo demás).

guernicaPensando en el lado creativo del asunto, deberíamos usar la panorámica con un objetivo concreto, para llevar al oyente a donde queramos en cada momento de la escucha (incluso para despistarlo y enmascarar algo que no podemos corregir) como un pintor que te lleva por el lienzo y te hace descubrir cosas en un momento determinado. Debemos tener un motivo para panoramizar, como para todo, y la automatización de la panorámica es un arma brutal para engrandecer un proyecto multipista. Merece la pena meditar sobre ello y practicarlo sin cesar.

 

Dwldbanner

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *