Introducción al uso de efectos

Este artículo viene inspirado por Daniel, uno de los camaradas V.I.P. que más actividad muestra y que más experimenta. Este señor es un ejemplo para tod@s y tiene todo lo necesario para evolucionar a pasos de gigante: interés, disciplina e imaginación. Y acaba de encontrar su primer cliente en el estudio (¡felicidades!).

El otro día, Daniel comentaba que está pasándolo regular a la hora de utilizar la Reverb y, además del video de automatización de efectos (que quizás es más avanzado), he querido escribir unas lineas para mostrar algunos conceptos básicos y errores que cometemos (sin saberlo) a la hora de aplicar nuestras reverbs y delays.

Usos de efectos como reverb y delay

Lo primero que debemos pensar es para qué se utilizan la Reverb y el Delay. Y el primer uso es sin duda dar la sensación tridimensional que todo lo que escuchamos en la vida real tiene.

Cuando alguien nos habla, no sólo oímos su voz, sino que también escuchamos las reflexiones de ésta en las paredes y objetos que nos rodean. Es la suma de la fuente y sus reflexiones lo que nuestro cerebro interpreta (lo que nos da, por ejemplo, la sensación de distancia entre nosotros y la fuente o los materiales de los que están hechos los objetos que nos rodean).

Por supuesto que el volumen es el primer indicador de distancia en una mezcla y, cuanto más volumen tenga una pista, más cercana parecerá y viceversa. Sin embargo, cuando grabamos fuentes con micros cercanos (y no usamos micros de habitación, tan útiles para plasmar el entorno donde se ha registrado la fuente), por mucho que bajemos el volumen de la señal, ésta podría seguir sonando muy seca y algo antinatural y, en la mezcla, se percibirá muy agresiva y cercana de forma no muy natural.

También la Ecualización puede servirnos para alejar o acercar cosas, a base de restar o sumar agudos, como pasa en la vida real (cuanto más lejos está una fuente, menos contenido en agudos percibimos de ella).

Por otro lado, reverb y delay también son utilizados para conseguir grosor y texturas irreales y efectos que llamen la atención, y la combinación de intensidad con panorámica y volumen es un arma muy creativa a nuestro alcance. Pero eso es un uso avanzado y lo dejaremos para otro artículo. Vamos a por la base de todo.

3 planos para comenzar con la reverb

Cuando nos introducimos en el mundo de los efectos, un buen punto de partida puede ser pensar en tres planos para nuestra reverb: Un plano cercano (room), uno medio (plate) y uno lejano (hall).

Para ello, lo primero que debemos hacer es seleccionar tres reverbs y un preset para cada una de ellas y trastearlas hasta que consigamos las texturas que deseamos. Esto se lleva un rato pero podremos almacenarlo en nuestro template y estará accesible para siempre a un solo click.

Es un magnífico ejercicio intentar ubicar cada elemento de la mezcla en uno de esos tres planos (y quizás dejar algunos en primerísimo plano sin efecto alguno) y, a partir de ahí, experimentar.

Así podemos comenzar a controlar la cercanía de nuestros elementos en la mezcla de forma consciente.

Creando contraste en la mezcla

Para percibir que algo está lejos (es decir, para crear profundidad), necesitamos algo que se perciba cerca. Es el contraste entre estos dos elementos lo que nos dará esa sensación de lejanía.

Si utilizamos sólo un tipo de reverb y la aplicamos a cada elemento de la mezcla, probablemente todo se percibirá a la misma distancia. Y no habrá contraste que nos haga percibir algo más lejano o más cercano.

Por eso es útil la idea de los tres planos e, incluso, la de no aplicar reverb o delay a todos los elementos de la mezcla. Intentemos dejar algunos más cercanos y secos y otros más lejanos y húmedos y estaremos más cerca de conseguir la profundidad que tienen las mezclas que escuchamos en la radio.

El parámetro “Decay”

No debemos olvidarnos de que, en cuestiones de Reverb y delay, el tiempo (y el tempo) son muy importantes.

Si dejamos un decay (o cola) muy largo en nuestra reverb, podría interferir con el tempo de la canción, generando una mezcla oscura y embarrada. Si lo hacemos al contrario y acortamos demasiado las colas, también podemos tener un problema (especialmente en mezclas con tempo lento), ya que dejaremos agujeros que pueden dar la sensación de mezcla poco pulida y sin rematar.

Por eso, el tempo de la canción es determinante para decidir la cola de tu reverb y, cuanto más rápido sea el tempo, más corta debería ser la cola y viceversa, para garantizar que la reverb ayuda a nuestra mezcla en vez de estropearla.

Para conseguir una cola perfecta, intenta rellenar los huecos entre golpes en tu mezcla para que la cola decaiga y desaparezca justo ante de que el siguiente golpe suene. Una herramienta decisiva es la Matemática: para calcular cuánto dura una negra en tu mezcla, divide 60000 entre el tempo de tu canción y así podrás calcular cuántas negras quieres que dure tu cola (en milisegundos).

60000/BPM = duración de una negra en milisegundos

En un tempo de 60BPM, una negra dura 1000 milisegundos, es decir, 1 segundo, mientras que en un tempo de 120BPM será medio segundo.

El parámetro “Pre-Delay”

Otro de los parámetros clave en nuestra reverb es el pre-delay, o lo que tarda la reverb en devolver una cola tras el impacto de la señal original en ella.

Y es que, como decíamos antes, una de las funciones de la reverb es hacernos percibir los sonidos más lejos. Pero este puede no ser el caso para algunas pistas.

Imaginemos una voz principal, a la que queremos añadir reverb pero mantener adelante y centrada como elemento principal de la mezcla.

Si añadimos pre-delay, que es un parámetro que solemos encontrar en la inmensa mayoría de los plug ins de reverb, nuestro cerebro percibirá la fuente original y la cola de reverb como dos elementos distintos y eso hará que nuestra voz gane las ventajas de tener reverb pero sin haberla mandado atrás en la mezcla.

Así, obtendremos una voz con una reverb perceptible pero bien adelante y presente en la mezcla.

Menos es Más

Muchas veces lo digo, porque soy partidario de no pasarme nunca con mis reverbs y delays (a no ser que quiera emular el sonido de los 80, que no suele ser el caso).

Los efectos tienden a ocupar mucho espacio en una mezcla y pueden no dejar hueco para elementos más importantes, así que yo tiendo a pensar en “menos es más” y, de hecho, cuando creo que mis reverbs y delays son muy perceptibles, tiendo a bajarlos de volumen.

Ya comentábamos en el video que es muy útil ecualizar y comprimir nuestros efectos porque, al fin y al cabo, no dejan de ser pistas de nuestro proyecto. Y pueden manchar nuestra mezcla con frecuencias que ya hemos eliminado anteriormente de las pistas de audio, con lo contraproducente que eso es.

Es por eso que tengo todos mis efectos ruteados a una pista auxiliar (llamada FXs) donde, además de controlar el volumen, puedo usar plug ins para redondearlos a mi antojo de forma global.

Delays: los grandes sustitutos

Las reverb no tienen por qué ser siempre la mejor opción a la hora de añadir profundidad y grosor a una pista.

Una opción que come menos espacio pese a hacer el mismo trabajo es el delay, cuya cola es más corta y no mancha tanto una mezcla.

De hecho, hay instrumentos que se benefician del delay casi más que de la reverb, como guitarras o voces.

Y son las mezclas muy densas las que más se benefician de los delays, mientras que en temas con menos instrumentación o tempo más lento, la reverb puede ser la mejor opción.

 

¿Tienes tú otras técnicas para tratar tus efectos en el Estudio en Casa? No dejes de compartirlas con el resto de la comunidad en este post o en nuestro grupo de facebook

 

 

 

No des un paso en falso más antes de leer tu MANUAL INTERACTIVO

Todo lo que necesitas saber para tener éxito en tu estudio en casa 

¡¡ Descarga tu ejemplar antes de que se agote !! (nº limitado de descargas – después 17€)

 

7 comentarios sobre “Introducción al uso de efectos

  1. Muy bien explicado Harry, gracias. Lo de los tres planos es brutal para entender el concepto. “Un plano cercano (room), uno medio (plate) y uno lejano (hall)” A mí me explicaron cuando estudié sonido y todavía lo tengo presente es que ayuda cerrar los ojos e imaginarse la distribución de los instrumentos en un escenario y por ej. colocar la reverb de algunos elementos de la bate que es lo que más lejano del oyente se encuentra por lo general detrás en ese tercer plano y guitarra, piano en un segundo y voz en primer plano y ayudar con eq es decir las frecuencias agudas es lo que primero se pierde tras chocar con paredes es decir si a la reverb de los elementos percusivos le quitamos agudos todavía se perciben más lejanos y viceversa.

    1. en efecto, camarada, la EQ y el volumen tb son herramientas para alejar o acercar elementos, al poder emular lo que pasa en la vida real con los sonidos en un espacio 3D.

      De eso se trata, de que emulemos lo real para conseguir naturalidad en nuestras mezclas. 😉

  2. Como siempre, un placer aprender de los maestros y más de los que explican las cosas tan didácticamente como Juanfra.
    Si a algún compañero le sirve este pequeño resumen a la hora de situar los instrumentos en el campo tridimensional de la mezcla podríamos decir lo siguiente:
    – Dando más cantidad de reverb y/o siendo ésta más larga (ej, Hall vs room corta), situaremos al instrumento detrás.
    – Una reverb tipo room corta o plate con poco decay tendrá el efecto contrario; los situa delante (normalmente lo que buscamos para la voz y la guitarra solista u otro instrumento que vaya a tener un solo durante el tema)
    – Potenciando agudos (o bajando graves), también situaremos más cercanos los instrumentos.
    – Al revés (más graves y menos agudos), los situaremos más lejanos.
    Abrazos.

  3. Que bueno saberlo, habia escuchado sobre equalisar reverb pero no comprendia exactamente de que se trataba. como siempre en camarada harry abrio mis ojos a la luz espero nos comparta mas sobre esto de nuevo gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *