20 pasos hacia el Éxito en tus Mezclas

El artículo de hoy es, en realidad, un pequeño mapa o itinerario de mezcla para que empieces a pensar en un protocolo de actuación que siempre debes completar.

Da igual el estilo musical o la fuente, tu Método de Trabajo debería ser uno meditado y certero. Y tú deberías utilizarlo siempre de la misma forma, para así trabajar siempre siguiendo el mismo itinerario.

Eso te dará mejores resultados y, además, te hará avanzar mucho más rápido.

Yo he diseñado este plan de 20 pasos que siempre cumplo en mis mezclas, y creo que puede serte útil simplemente a modo de chequeo, mientras te vas haciendo al método de trabajo que exponíamos en el curso Mezcla NOVEL (y que espero que ya estés integrando en tu trabajo)

20 paradas que unen la salida y la llegada

  1. Chequea la resolución de las pistas con las que vas a trabajar. Transfórmalas a 24 Bits 44.100Hz si es necesario (o al formato en el que vayas a mezclar). Si no las transformas, podrías tener incluso problemas de tempo. ¡Ojo!

  2. Guarda siempre una copia de las pistas originales, sobre todo si trabajas con clientes. Así siempre podrás comenzar de nuevo o encontrar si el cliente envió realmente esa pista que echa de menos en tu mezcla.

  3. Crea tu sesión de mezcla a partir de tu Template o Plantilla de Mezcla, donde ya debes haber definido resolución y también ruteado cada envío para que todo esté listo. Esta plantilla debería ser afín a tu Método de Trabajo, así que diséñala con paciencia.

  4. Importa tus pistas y ordénalas, coloréalas, haz tus grupos y rutéalas a las distintas pistas auxiliares de tu template (o insértalas donde proceda para rellenar las pistas de audio de tu plantilla). Como el cirujano, limpia y ordena tu quirófano antes de operar.

  5. Haz tu mezcla estática. Invierte no menos de 20 minutos en ella. Recuerda que este es el único momento donde tienes oídos frescos para pensar en frío y encaminar tus pasos, probablemente el momento más importante y que trazará tu camino.

  6. Una vez hecha y antes de insertar ningún plug in, escribe en un papel tu Plan Maestro. Indica qué estilo es, qué objetivo sonoro tienes, qué referencias te pueden servir, qué pistas serán las protagonistas en cada momento, cuáles suenan bien, qué otras necesitarán tratamiento (y cuál será) y, en definitiva, todo aquello que pueda servirte para trazar un itinerario que te lleve de la mano hasta el final de la mezcla.

  7. Carga tus referencias en una pista de tu DAW y empieza por comparar tu mezcla estática con ellas. Identifica qué te separa de su sonido profesional y anótalo también. Así tendrás trabajo que hacer decidido de antemano, y nada quedará en manos del azar.

  8. Se acerca el momento de aplicar plug ins. Recuerda que no queremos mover el volumen de nuestras pistas una vez que hemos hecho la Estática y hemos referenciado, sólo queremos aplicar procesamiento sin subir el volumen. Recuerda utilizar el knob de compensación de volumen de salida de cada plug in para que el volumen de tu pista sea idéntico con el plug in activado y desactivado.

  9. Ahora trata tu Master Out con algo de EQ, compresón, excitación y aquello que te pueda servir para acercarte a las referencias a nivel sonoro. Poco procesamiento te ayudará a dar un gran paso hacia el intervalo sonoro donde quieres competir.

  10. Intenta ser sutil con los movimientos que hagas en estos plug ins (si sientes que teines que hacerlos de forma dramática, quizás debas regrabar algunas pistas antes de mezclar el proyecto).

  11. Ahora céntrate en la batería o sección rítmica. Chequea su fase, limpia lo que no te gusta y trata de potenciar lo que te gusta. Trata también el Bus de baterías/percusiones si es necesario. Ya sabes qué sonido buscas de antemano, así que tienes un objetivo antes de procesar.

  12. Pasa al bajo. Busca su zona de conflicto con el bombo y decide quién reinara en la parte más baja del espectro, limpiando el otro a conciencia. Encuentra su zona de bola y comprime o limita para tenerlo siempre controlado.

  13. Ahora inserta tu voz. Trátala con deeser, EQ sustractiva para quitarle lo que no te gusta, compresión, EQ aditiva si quieres potenciar algo, más compresión o deeser si lo necesita y luego inserta tus coros para que trabajen en su zona sin luchar con la principal.

  14. Pasa tu escucha a MONO y ve insertando aquellos elementos que compiten con tu voz (guitarras, teclados, vientos…) dándoles a cada uno un espacio y evitando que nublen tu voz en todo momento. Cuando hayas ecualizado y comprimido a conciencia, vuelve a la escucha estéreo y corrige los volúmenes que puedan haber cambiado al procesar.

  15. Vuelve a referenciar y busca dónde puedes acercar más tu mezcla, procesando en las pistas auxiliares para ganar en claridad, pegada o lo que eches en falta al comparar con tus referencias.

  16. Ahora toca aplicar efectos. Elige bien tus reverbs y delays y tiende a quedarte corto en vez de pasarte. Recuerda ecualizar (y comprimir si es necesario) tus efectos de forma individual. No dejan de ser pistas de tu proyecto.

  17. Ahora llega el momento de sentir la canción y buscar qué correcciones de arrangement y voumen pueden engrandecer aquellos instrumentos que aportan emoción. Busca redobles, riffs, respiraciones y todo aquello que merezca la pena empujar adelante para hacer sentir al oyente. Automatiza tu voz a conciencia y también tu Master para cambiar volumen y panorámica entre partes.

  18. Vuelve a referenciar y a chequear que cada plug in (especialmente los compresores) está trabajando de forma óptima (y no ha variado tras aplicar el procesamiento).

  19. Ahora toca hacer un inflado a nivel comercial para poder referenciar fuera del estudio. Trata de no reducir más de 6/7dBs en tu limitador y recuerda usar un dither como último paso de la cadena.

  20. Deja pasar 48h y referencia tomando nota de todo lo que quieres mejorar. Vuelve al estudio y remata tu trabajo con una sonrisa.

Control total sobre tu trabajo

Estos 20 pasos son un itinerario que te permitirá no pasar nada por alto y acercarte más al control total sobre tu trabajo, así que no dudes en chequearlos a partir de hoy y para cada una de tus mezclas.

La meta de este ejercicio es meditar antes de actuar, pensar y decidir antes de acometer, algo que funciona en todos los ámbitos de nuestras vidas (especialmente en un proceso intelectual donde la emoción no es un factor determinante y tenemos tiempo para planear y ejecutar)

Por último, recuerda que el curso Mezcla NOVEL justo cubre todo este proceso y habla más en profundidad de cada paso. Si aún no lo has visto y quieres hacerlo, ahora puedes pulsando aquí

 

 

 

 

No des un paso en falso más antes de leer tu MANUAL INTERACTIVO

Todo lo que necesitas saber para tener éxito en tu estudio en casa 

¡¡ Descarga tu ejemplar antes de que se agote !! (nº limitado de descargas – después 17€)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *