Atajos de Creación y Producción Online

Hace tiempo que trabajo 100% online, produciendo la música de muchos músicos de diferentes paises, compartiendo archivos en la nube y haciendo modificaciones en tiempo real aunque estemos a varios días de viaje los unos de los otros. Tambíen tengo un grupo con Mike Mills (San Francisco) llamado The Open Spaces y solemos trabajar (a 12000km) añadiendo partes a una idea original y compartiendo sesiones en la red. Ahora es posible y abre nuevas vías profesionales.

Un caso práctico.

Hace unos días tuve el placer de grabar unas trompetas para el nuevo EP de Spick’n’Span, interpretadas por Leandre Lopes. Hasta aquí, todo parece “tradicional”. El único escollo a salvar fue que Leandre estaba en Barcelona y yo en Granada (1000km). Y para eso está internet.

Como Leandre tiene un micro (Rode NT2) y una tarjeta de sonido (MAudio USB de 2 entradas), lo único que tuve que hacer fue enviarle la música, pedirle un posicionamiento adecuado de cara a la recepción del micro y recibir sus tomas para insertarlas en mi proyecto final. Muy sencillo. Pero un lío, si no se presta atención a cada paso.

De hecho, pude seguir todo el proceso a tavés de skype en tiempo real. Veía a Leandre tocando a través de su cámara y también su escritorio con su DAW trabajando.

Lo ideal sería que ambos tuviésemos el mismo software, así él podría directamente abrir mi sesión, grabar sus trompetas y devolvérmela íntegra. Pero Leandre usa Logic X y yo tengo Pro Tools. Y esto suele pasar muy a menudo, dada la extensa oferta de programas de grabación y producción hoy en día. Cada uno elige el suyo. Y Bill Gates el de todos.

Esto implica que hay que tener especial cuidado con la forma en la que intercambiamos archivos o la cosa puede liarse hasta puntos insospechados.

Diario de Ruta.

Lo primero que debemos tener en cuenta es qué y cómo queremos grabar/colaborar. Podemos hacer una lista de tomas pendientes y así sabremos cuándo está todo terminado (parece una tontería, pero en mi sesión con Leandre grabamos unas 25 tomas de trompeta y nos saltamos una parte de una canción que se ha quedado sin vientos por un descuido y falta de previsión)

Con una lista no te pasará a ti. De hecho, si en vez de sólo una lista, haces un plan de grabación para la sesión podrás decidir cuánto tiempo inviertes en la prueba de sonido y en cada canción, lo que también te permitirá trabajar de forma más fluida y no estancarte.

Plataforma de Intercambio.

Es buena idea hacer una carpeta de Dropbox o similar y añadir a ella todos los archivos necesarios para ambas partes. El productor añade las pistas de la sesión, el intérprete las descarga y las importa a su software, graba y añade sus interpretaciones de nuevo a la carpeta de Dropbox, para que el productor pueda descargar esos nuevos archivos e importarlos a la sesión de mezcla.

Esta parece una forma ideal para trabajar, porque todo está ordenado y claro para todos (ya que, a veces, son 4 o 5 los intérpretes que irán añadiendo tomas nuevas).

Sincronía.

Debemos prestar atención al tempo y al comienzo de la sesión, y éste último debe ser el mismo para todas las pistas del proyecto.

Es útil añadir el tempo al nombre de cada archivo de audio (nombre_1_122BPM.wav).

Y lo es más dejar 4 compases al principio del proyecto antes de que suene la primera nota, con el fin de poder consolidar cada pista sabiendo que al abrirla en cualquier otro secuenciador, todas comenzarán en el mismo punto.

Estoy mezclando un temazo para el nuevo disco de Ruth Baker Band y hemos tenido ese problema de sincronía al exportar su proyecto de grabación (Cubase) y enviarlo e importarlo en mi sesión de mezcla. ¿Resultado? Varias horas de retraso mandando pistas y mensajes de un lado a otro. Y es que la sincronía es esencial para evitar, por ejemplo, problemas de fase o tomas que parecen funcionar de forma extraña porque, en realidad, fueron escritas para una parte distinta de la canción.

Tomando Decisiones.

Cuando trabajas online, el peso de lo que mandas es crucial. Por eso no está de más ir tomando decisiones y planchando efectos en las tomas. Esto nos ahorrará espacio ahora (a.k.a. tiempo de subida y descarga) y trabajo en la mezcla.

Si estás grabando una guitarra para un tema de un músico Finlandés y crees que la reverb o los efectos son cruciales para el sonido final de la pista, no dudes en plancharlos directamente y enviar una pista habiendo tomado ya algunas decisiones.

Trata de guardar siempre la original sin efectos por si hay que volver atrás. Eso también ayuda.

De hecho, si estás participando en el proyecto de otras personas o trabajando con un productor, sería bueno que hables con ellos antes de grabar y que tengas una idea de qué buscan y de cómo puedes llegar a ese sonido de forma eficiente. Cuanta más información tengas de mano de quien ha planeado todo el asunto a nivel global, mejor para todos.

Partes y Todo.

Es útil también ir haciendo mezclas en crudo a medida que se van añadiendo pistas, para que todos puedan escuchar la idea funcionando con todo el proyecto.

Sin embargo, para grabar suelen ser más útiles los stems (suelen ser una pìsta estéreo que contiene distintas pistas – stem de batería, de bajo, de guitarras, de teclados, de voces…). así, el intérprete puede hacer su propia mezcla a medida que graba, lo que le posibilita para escuchar sólo aquello que quiere y al nivel que necesita para su interpretación cómoda.

Conclusión.

Trabajar online en tiempo real es posible hoy en día. Pero hacerlo sin tomar una serie de medidas puede ser un auténtico caos musical. Planea tus sesiones y ahorrarás tiempo y quebraderos de cabeza.

Espero que estas reflexiones te ayuden a planear tus sesiones de colaboración musical online de forma eficiente. Y espero que, si tú trabajas regularmente de esta forma, no dejes de compartir consejos que te hayan ayudado a mejorar y ser más eficiente.
 

Dwldbanner

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *