Los 3 Peligros de Toda Actualización

El síndrome de “necesito actualizarme” es algo extendido en los tiempos que corren, pues andamos cargados de tecnología (móviles, ordenadores, software…) que constantemente es mejorada a través de su código.

Sin embargo, vivimos en la época de la obsolescencia programada, donde las marcas han acortado ostensiblemente la vida de nuestros electrodomésticos para que compremos hardware nuevo regularmente, además de intentar forzarnos a estar siempre a la última (con la inversión que ello requiere).

Un ejemplo son los coches. Los que se fabricaron antes del 2000 son coches que duran 3 veces más que los fabricados a partir de entonces. De ahí que mucha gente busque los modelos antiguos aún hoy día.

Otro ejemplo claro es la marca Apple, que ha pasado de construir robustos ordenadores que duraban una década (yo aún tengo un G4 funcionando) a construir máquinas que no duran más de tres años, además de que han actualizado su software capando las versiones antiguas y obligando a todo usuario que quiera actualizar a comprar al 80% de su software de nuevo.

Así que las actualizaciones tienen algunos peligros que, a veces, no se ven.

Peligro de Incompatibilidad

Como comentaba antes, Apple ha decidido que, si actualizas tu sistema operativo, pierdas literalmente el sotfware con el que trabajas y tengas que actualizarlo para que funcione en tu nuevo Mac Os X.

El caso de Pro Tools es flagrante. La versión 9, a partir de Mac Os X 10.7.4 (que ya no tiene soporte oficial de Apple) no funcionará, mientras que la versión 10 no lo hará por encima de Mac Os X 10.8.5.

Eso significa que los usuarios de estas versiones están obligados a mantener sus sistemas sin actualizar si quieren seguir utilizando estas versiones. Pero Apple ha eliminado el soporte técnico para esos sistemas operativos y cada vez más compañías de software (pagadas por Apple probablemente) han dejado de dar soporte también (Mozilla, Chrome, Skype…).

Así que nos encontramos con un caso donde si actualizas mueres instantáneamente y, si no lo haces, mueres poco a poco.

La única cura actualizar pagando. Todo Dios tiene que tener el último sistema y todo bien pagadito, no nos dejan otra alternativa como hacían antes.

Por eso es tan bueno tener un ordenador exclusivamente para trabajar. Ajeno a actualizaciones e incompatibilidades.

Le instalamos lo que necesitamos, lo ponemos al 100% de rendimiento y no lo volvemos a actualizar (ni a conectar a internet si es posible).

Esa es la verdadera forma de sacarle muchos años de rendimiento a nuestra inversión, pero requiere reservar la máquina para una sola tarea.

Es aquello de “si funciona, no lo toques más”.

Peligro de Inestabilidad

En el caso del software, una actualización puede significar problemas de código, bugs e inestabilidades que antes no existían. Y resultan en un empeoramiento del rendimiento cuando fueron pensadas para aportar mejoras.

Por eso es bueno esperar un tiempo antes de actualizar a las últimas versiones de nuestro software, para poder ver qué reportan los usuarios y qué soluciones aporta la compañía ante dichos problemas.

O no actualizar si no es de vital importancia.

Una vez más, si funciona no lo toques.

Peligro de Bancarrota

Otro de los problemas de actualizar nuestro software son los cambios de código, de interface y sus nuevas funciones.

En el caso del sistema operativo, puede pasarnos que perdamos la posibilidad de utilizar muchos programas que dejan de ser compatibles, con el consiguiente gasto en programas nuevos y de tiempo en aprender a manejarlos para conseguir resultados similares a los de siempre.

En el caso de un DAW como Pro Tools, el salto de la versión 8 a la 9 es magnífico en muchos aspectos, mientras que el de la 9 a la 10 es de menos distancia. A partir del a versión 11 cambia toda la estructura de código y ningún plug in antiguo funcionará (pasan de RTAS a AXX y, mientras que la versión 10 los soporta ambos, la 11 ya sólo soporta los segundos).

Eso implica que todos los plug ins que has comprado y con los que llevas una década trabajando y moldeando tu sonido, deben ser actualizados a sus versiones AXX (los que la hayan desarrollado) o se pierden para siempre.

Así que, actualizando el DAW, nos toca comprar de nuevo los plug ins y, en muchos casos, aprender a manejar otros nuevos para sustituir los que perdemos en el camino.

Por ello hay que pensar en si realmente la nueva versión – e inversión – aporta características que vayan a disparar nuestro manejo y resultados o si no merece la pena salir de nuestro entorno de trabajo y correr riesgos y engorros innecesarios.

Si funciona no lo toques (te alabamos Señor).

Un caso práctico

Yo tengo pavor a las actualizaciones. Las detesto porque rompen mi armonía en el estudio y me tienen días parado y peleando contra molinos de viento.

Pero mi portátil, un Mac Book Pro 8,2 de 2011 donde baso todo mi trabajo, acaba de petar tras 4 años de trabajos forzados. Ya le tocaba, al pobre mío. Parece la placa base, porque falla intermitentemente y los testers me dicen que RAM, HD y demás están ok.

Tras formatearlo y testearlo y por el caos que sería estar 2 semanas sin herramienta de trabajo, he decidido “actualizarme” y comprar en ebay una torre Mac Pro 5,2 que llevo un tiempo mirando y, una vez que ésta llegue al estudio, mandaré el portátil a reparar.

Así gano algo de potencia y evito estar parado, a cambio de invertir unos cientos de euros en el cambio (Mac Pro, lo que pagaré de inevitable reparación de portátil y la actualización de DAW), que no es dinero tratándose de Apple y sus carísimas actualizaciones y que sé que amortizaré en poco tiempo y de sobra.

Lo curioso del caso es que, la torre que he comprado en ebay, es del año 2010.

Es más antigua que el portátil (aunque ligeramente más potente y con el triple de RAM). La intención es instalar en la torre el mismo sistema de trabajo que utilizo a día de hoy en el portátil. Porque me funciona.

No quiero saltos de longitud, sino mantenerme tan cercano a lo que hoy tengo como sea posible, mejorando lo que pueda y evaluando si amortizaré lo que invierta.

En realidad, voy a actualizarme un poco. Pasaré de Mac Os X 10.6.8 a la versión 10.8.2 (porque la torre lleva una PCI con 4 tomas USB 3.0 que no funcionarían con un sistema más antiguo) y de Pro Tools 9.0.4 a la versión 10.3.10 (obligadamente, aunque me permitirá seguir utilizando mis plug ins RTAS y un entorno familiar que apenas han cambiado desde Avid).

Mi filosofía es evitar los 3 peligros, no cambiar lo que me funciona y hacerlo exclusivamente porque la mejora será ostensible. Me habría quedado una torre con Mac Os X 10.7 y mi Pro Tools 9, pero tener USB 3.0 me servirá para explotar al 100% algunos de mis dispositivos, que ahora uso en la 2.0 por debajo de sus límites.

Y, dado que Pro Tools 9 ya no funcionará en Mac Os X 10.8, he decidido actualizar a una versión que sí funcione pero que me permita trabajar como lo he hecho hasta ahora y no me suponga tener que hacer una inversión extra en plug ins y software que ya he comprado una vez.

Así que mi “actualización” se basa en comprar una máquina más antigua que será más potente que la que tengo y que me permitirá instalar un sistema muy cercano al que tenía (con mejoras ostensibles) para poder trabajar como lo he hecho siempre.

Mi actualización pretende no ser dramática ni problemática, no detenerme en mi día a día y permitirme montar un sistema al que pretendo sacarle muchos años de rendimiento (porque no volveré a actualizarlo jamás).

Intento evitar el Peligro de Incompatibilidad (al reservar una máquina exclusivamente para trabajar, una vez configurada para extraer el 100% de rendimiento), el de Inestabilidad (porque actualizo a sistemas que llevan años funcionando y han sido testeados corregidos por millones de usuarios) y el de Bancarrota (al mantener la mayoría de mi software funcionando, debido a que el salto es pequeño).

A ver qué tal sale, que ya se sabe lo que pasa con las actualizaciones… 😉

 

Y tú, ¿Cuándo fue la última vez que actualizaste tu sistema? No dejes de compartir tus comentarios e impresiones con el resto de la comunidad.
 

 

 

No des un paso en falso más antes de leer tu MANUAL INTERACTIVO

Todo lo que necesitas saber para tener éxito en tu estudio en casa 

¡¡ Descarga tu ejemplar antes de que se agote !! (nº limitado de descargas – después 17€)

 

12 comentarios sobre “Los 3 Peligros de Toda Actualización

  1. buen articulo ¡¡ lo del mac pro 2011 tambien me paso a mi , es un defecto de fabrica reconocido por Apple , me sucedio a principios de 2016 e investigando descubri que Apple lo reparaba sin coste , la placa base moria, pero la gente de Apple puso como fecha maxima para poder acceder a la garantia fue 31 marzo del 2016, ignoro si llego a ampliar la fecha pero se que la reparacion rondaba 800 pavos ¡¡¡

  2. Yo he trabajado siempre con windows, empecé con el 98 luego xp después me salte el vista (mierdon) y pase al 7 directamente todos de 32, ahí cambie en un tiempo a Windows 7 64bits y finalmente a Windows 10 toda esto con sistema dsp uad plugins desde Xp.

    Hace 8 meses le compre un MacBook Pro de 2016 con Thunderbolt 2 y usb 3 actualice a Cubase pro 9 y esto es una maravilla, el mac va casi igual de rendimiento que el doble xenón con 16 gigas de RAM en Windows 10, siendo el Mac un i5 con 8 de RAM rinde casi igual y sin problemas con Cubase ni la tarjeta uad en Windows tuve calentamientos de cabeza. Trabajo con la última versión de de OS X y por lo pronto todo bien, los que me falla un poco es el ratón de Apple el Magic Mouse por Bluetooth pero creo que es porque hay muchas cosas de por medio entre el Mac y el ratón a veces se pilla cosa que no pasa con el pad trap que tare el portátil.
    Está en mi configuración camaradas.
    Ojalá me hubiera pasado antes a Mac, saludos.

  3. Hola Henry:
    Cuanta razón tienes, nos invaden con productos de mierda (perdona la expresión) que funcionan bien y cuando controlas todos los parámetros va y peta. A gastar más dinero. No nos respetan como personas simplemente somos para ellos billeteras ambulantes y nos las pretenden aligerar ” las billeteras claro”. Hace unos cuantos años catorce o quince compre un Pentium 4 al cual le integré una tarjeta de audio Creamware Pulsar II un cañón de tarjeta. Al cabo de seis o siete años la placa base dejó de funcionar, entonces compré un Core de cuatro núcleos que de momento funciona con una audiophile 2496 que va de p. madre porque fue imposible instalar los drivers de la Pulsar II, 275000 pts de entonces que tengo en su caja guardada, me c en la p. Y ahora que? Son una pandilla de mangantes y no se cortan un pelo en demostrárnoslo en nuestra p. cara.
    Bueno gracias por soportar mi frustración Ja ja ja.
    Un saludo. Ramón.

    1. entiendo perfectamt tu frustración, camarada Ramón. He pasado por eso y no es plato de buen gusto. En efecto, para las grandes corporaciones somos números, simples billeteras andantes.

      por eso es importante estudiar las opciones antes de dar el paso. 😉

  4. tengo imac con osx 10.6.8 y con protools 9 mas un paquete de plugins waves
    me siento mas que armado . no me actulizare hasta cambiar de maquina funciona todo ok
    sin embargo cada cierto tiempo algo me tienta a pensar en actualizacion pero siempre me pongo y frio y me digo “todo funciona perfecto, asi que no” ahora leyendo el post me estoy diciendo “y si me subo a 10.7? jajaj , creo que mejor no toco nada. saludo

  5. En mi caso la verdad no me llama la atención trabajar con mac aunque seguramente es más estable pero lleno de porquerías mas que una chica fresa, pero la verdad a mi windows me funciona de maravilla aunque si eres de esos que descarga cada cosa que se te ocurra no va a funcionar para nada entonces me quedo con algo que aprendí hace un tiempo descargar en una computadora vieja de pocos recursos probar los programas y después pasarlos a mi verdadero ordenador que solo me sirve para trabajar, en este no descargo nada nada nada sin antes probarlo ni tampoco tengo programas inútiles de hp o alguna otra marca, y asunto arreglado, eso si, ninguna actualización porque son una basura…

  6. ¿Cuándo fue la última vez que actualicé mi sistema? Hace días, aunque ahora podría, si quisiera, actualizar algunos paquetes… Pero no me apetece ahora 🙂

    ¿Cuando actualicé por última vez mi DAW? Compilé la última versión hace escasos días. Tengo, y uso, la versión 5.5 de Ardour, pero tengo preparada la 5.8, con montones de novedades interesantes y cambios en la interfaz… Pero sigo haciendo mis cosas en la 5.5, hasta que se resuelvan todos los errores graves reportados en la 5.8 y saquen una actualización… Y tenga todo lo que tengo empezado ya acabado.

    Pero vamos por partes… Antes usaba Windows, la versión XP Home. Mientras se iba acercando la fecha de fin de soporte por parte de Microsoft a XP, iba probando y jugueteando con varias distribuciones de sistemas GNU/Linux. He probado de todo: Ubuntu, Debian, Manjaro, Antergos, y algunas especializadas en producción musical, como Ubuntu Studio o AV Linux… Pero al final me quedé con una distribución genérica llamada Linux Mint, y ahí monté mi “centro neurálgico” del home studio.

    ¿Por qué di el salto a GNU/Linux? En parte porque me aterra todo el tema de las actualizaciones de los programas propietarios. Por todo hay que pagar, y no precisamente poca pasta… Y encima se las arreglan para que las cosas no sean compatibles si no les conviene… Podría haber recurrido a “software liberado”, ya sabes, el que va acompañado de dos tibias y una calavera… Pero nunca me he sentido cómodo usando software que no me pertenece.

    Así que, desde hace ya tiempo, hago mis cosas (no sólo audio, también edición de vídeo, algo de 3D y algunas cosas más) en Linux Mint. Y al ser software libre, puedo conseguirlo gratis, sin violar ninguna licencia, y además está bastante actualizado. No es perfecto, ni mucho menos, pero a mi me sirve, como creo que ya he demostrado desde meses atrás. Un ordenador, con el software adecuado, es una gran herramienta en las manos adecuadas. De nosotros depende que esas manos sean las nuestras.

    Un saludo, camaradas.

    1. buena opción la de esperar a q se resuelvan los bugs y dejsr todos los proyectos terminados antes de dar el salto (no ha sido mi caso y tengo mi nuevo EP y dos proyectos de dos clientes en el horno)

      Linux es una gran opción. Todo lo q leo sobre él es bueno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *