Una Carrera Contra el Reloj

Mezclar es una carrera a contrarreloj, porque cuanto más tiempo invertimos en la mezcla de un proyecto, menos objetivos somos, menos perspectiva tenemos y más aferrados estaremos al material que tenemos.

Incluso una mala grabación o canción empezará a sonarnos bien tras un rato de escucharla en bucle. De ahí que lxs compositores a veces nos aferramos a temas que son realmente malos pero que nos suenan bien a base de oírlos miles de veces. Error, sin duda.

Nada mejor que desprenderse de malos temas para tener un repertorio excelente.

Mente Fresca

La primera escucha es crucial. Nuestros oídos y cerebro están frescos, descansados y listos para imaginar y planear. De ahí que la Mezcla Estática sea tan importante: Será nuestra primera sensación de lo que escuchamos y de cómo creemos que puede funcionar a nivel sonoro.

También es el mejor momento para tener una visión general del proyecto, del estilo, de lo que suena mejor y de lo que suena peor y de cómo podemos acometer la mezcla. Es el momento de hacer nuestro plan maestro que nos guiará durante el resto del proceso (que promete oscurecerse como las Minas de Moria).

Pérdida de Objetividad

Cuanto más extraigamos de nuestros momentos de objetividad, antes conseguiremos resultados y antes terminaremos la mezcla.

Y es que, una vez que lanzamos el primer plug in de EQ o compresión, se acabó la perspectiva. Se acabó el escucharlo todo. Se acabó la objetividad.

Es entonces cuando empezamos a escuchar sólo partes de la canción (el bombo, el bajo, la voz…) y cuando empezaremos a pensar como cirujanos, perdiendo la visión global y el todo para profundizar en las partes. Es necesario, sí, pero dañino a partir de un momento determinado.

Por eso es tan útil planchar la Mezcla Estática para referenciarla más adelante y también escribir el Plan Maestro en un papel. Cuando llevemos 3h mezclando será necesario recurrir a ambos para regresar a la senda del éxito sonoro.

El Reloj es Nuestro Amigo

Muchas veces pensamos que hemos de invertir decenas de horas en una mezcla para hacerla sonar al nivel de los profesionales, pero la verdad es justo lo contrario: Cuanto menos tiempo invirtamos en la mezcla, más natural sonará y más cercana a nuestra primera reacción y a nuestro Plan Maestro estará. Es obvio que hay un mínimo de horas que habrá que invertir, pero a partir de un punto (digamos 7/8h), normalmente, estamos trabajando de más. Y, muchas veces, a partir de entonces empezaremos a destrozar literalmente todo el trabajo que llevamos hecho.

Sobreprocesamiento equivale a pérdida de naturalidad.

Una buena opción es hacer una sesión de edición e inflado premezcla, con el fin de corregir todo lo corregible y de editar e inflar las pistas con algo de procesamiento. Comprometernos con el sonido de cada pista en esta fase puede ahorrarnos mucho tiempo después (y recursos del sistema), al haber acotado nuestras opciones. Y editar y corregir ahora nos dejará centrarnos en la mezcla en sí después, sin interrupciones ni bajones de inspiración.

Refrescando las orejas

Hacer descansos cada 1 o 2 horas es necesario y tiene un valor incalculable.

Por un lado, nuestras orejas se cansan, especialmente si mezclamos a un volumen generoso. Es por ello que se recomienda mezclar a bajo volumen, a uno con el que puedas mantener una convesadión con alguien mientras mezclas. Además de proteger los oídos de daños temporales y de por vida, seremos capaces de tomar mejores decisiones de EQ, compresión o efectos, al tener que trabajar más duro para percibirlo todo (igual que cuando mezclamos en mono).

Por otro lado, cuando volvemos a sentarnos tras un descanso, gozamos de un momento valiosísimo, porque volvemos a tener la mente y los oídos frescos, lo cual nos habilita momentaneamente para tomar decisiones acertadas.

Un buen método es, en vez de parar la canción en cuanto escuchamos el primer problema, dejarla sonar hasta el final y apuntar en un papel todos los problemas que escuchamos y queremos corregir. Así habremos extraído el máximo rendimiento de ese momento de lucidez (elabroando una lista muy valiosa). Si, por contra, paramos la reproducción en cuanto escuchemos el primer problema, habremos volado en pedazos ese momento de frescura y objetividad para volver a sumergirnos en los detalles.

Sentido Común

Lo que intento exponer aquí (basándome en años de ensayo y error) es que el tiempo es tu aliado o el peor de tus enemigos, depende de cómo y en qué lo emplees.

Igual que ayudan las fechas límite a la hora de encarar proyectos profesionales, debemos intentar reducir nuestro tiempo de mezcla, incluso poniéndonos límites con un cronómetro. Así nos centraremos en lo que importa y en lo que oímos y decidimos en momentos de frescura. Y evitaremos empantanarnos y emplear nuestro tiempo y energía en detalles nimios que poco o nada mejorarán el sonido final.

Intentemos invertir todo el tiempo y energía que podamos en esos mometnos de lucidez, objetividad y visión global. El sentido común, una vez más, catpultará nuestros resultados

Y otra de las ventajas del área de formación de ProduceAudio es la posibilidad de interactuar en directo. Y hoy jueves 9 a las 21h / 9PM (Madrid GMT+1) vamos a tener una nueva Charla V.I.P. donde intercambiaremos un montón de información útil. Y, si estás leyendo esto, quedas oficialmente invitadx. Estoy seguro de que te aportará un montón de ideas frescas que puedan inspirarte en tu camino.

Puedes acceder al evento en directo haciendo clic en la imagen o pulsando aquí

 

I Charla

.

 

Dwldbanner

 

2 comentarios sobre “Una Carrera Contra el Reloj

  1. Todo esto que cuentas es algo que muchos sabemos y tenemos presente, pero en el día a día del home studio, cuando se trata de proyectos personales, acabamos por saltarnos.

    Es por esto por lo que van muy bien iniciativas como la de la zona VIP. Porque haces cosas de la manera y en los plazos (o si no, muy parecido) en que lo haría un profesional, y ahí sí te das cuenta que pierdes el tiempo de más en algunas cosas (acabando por estropearlas), o que realmente no estás preparado para enfrentarte a una producción en poco tiempo, como es mi caso con el tema de la plantilla.

    De este fin de semana no pasa 😀

    Gracias por todos estos valiosos consejos que nos das.

    Por cierto, mírate el tema del freeze o congelado de pistas. Se me hace muy extraño que ProTools no cuente con eso. Anoche, tras la charla, descubrí que Ardour, mi DAW, sí dispone de congelado, aunque estaba la opción algo oculta. Eso permite ahorrar recursos a la vez que hace innecesario abrir dos o tres sesiones diferentes para un mismo trabajo.

    Saludos y buen fin de semana, camarada.

    1. Muchas gracias por tus palabras, camarada José. Estoy muy contento porque todxs lxs camaradas de la Zona V.I.P. estáis entregando unas mezclas alucinantes. Creo que está funcionando muy bien y que todxs estamos mejorando a pasos de gigante.

      En cuanto a los plazos, son mágicos y marcan la diferencia entre TRABAJAR o VAGUEAR, literalmente, por mucho que nos duela admitirlo (a mí el primero) 😉

      Sin duda que voy a mirarme lo del congelado de pistas, descuida. 😉

      Abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *