La Cigarra y la Hormiga

El otro día, meditando tras una conversación con uno de los camaradas V.I.P. acerca del proceso de aprendizaje y la profesionalización, se me ocurrió que debía haber alguna manera de simplificar para poder explicarlo todo con claridad a través de un ejemplo.

Y pensé en la Cigarra y la Hormiga.

Todxs conocemos esta fábula y el mensaje que hay dentro: la constancia es la madre de la supervivencia.

Y pensé que podríamos comparar la fábula con la propia supervivencia en el estudio. Y a muchos niveles.

Aprendizaje

A nivel de aprendizaje, la hormiga estudiaría y practicaría a diario, poco a poco pero sin descanso, tratando una cosa cada vez, mientras que la cigarra sería más de atiborrarse a información un día por semana y abandonar el estudio los 6 restantes.

La hormiga tendría la oportunidad de crear un método de trabajo, automatizar un montón de procedimientos, de revisar la teoría, de repetir y corregir para mejorar en la práctica y, en definitiva, de crear un hábito.

La cigarra, sin embargo, siempre se tomaría el arte de la producción como algo lúdico, esporádico y fugaz, lo que la habilitaría para mojarse los pies en la playa cada domingo, pero que la privaría de la posibilidad de generar el hábito de trabajar en el estudio.

Ante ambos acercamientos, estoy convencido de que la hormiga sería más eficiente en el estudio que la cigarra y, cuanto más tiempo pasase, más prominente sería la distancia entre ambas.

Inversión

En términos de inversión económica, la cigarra probablemente invertiría en un equipo top, muchos plug ins y un sistema de monitorización estratosférico. En un momento y a golpe de chequera, estaría a la altura de los mejores estudios en cuanto a equipo.

La hormiga, sin embargo, sería más de las que van comprando poco a poco y exclusivamente por necesitad y, por ello, aprenden a conocer y manejar sus equipos y plug ins de forma más profunda. Y, probablemente, la hormiga pensaría en invertir también en formación, dado que extraería mucho más beneficio del mentoraje al poder aprender de otrxs con más experiencia y también dar respuesta a todas sus preguntas (que suelen ser muchas cuando alguien medita de forma continuada sobre algo).

También parece obvio que tener un equipo brutal sin saber cómo exprimirlo sería de menor utilidad que tener lo que se necesita y saber exprimirlo al 100%. Y es que todxs sabemos que la herramienta no es lo importante.

Es el artesano quien marca la diferencia.

Resultados

En cuanto a resultados sonoros, la hormiga sería más de tomarlo con calma, de trabajar el proceso de forma meditada y por pasos, mientras que la cigarra sería más de ir directa al meollo sin tanta reflexión y más corazón que cerebro.

La hormiga tiraría más de método, de analizar y luego procesar y de no repetir aquello que sabe que no funciona, mientras que la cigarra sería más de procesar a piñón,  de atacar sin identificar y de divertirse en el proceso.

Parece obvio que los resultados de la primera batirían a los de la segunda de forma contundente.

Las comparaciones son odiosas

Podríamos seguir comparando cigarras y hormigas y siempre sería la segunda la vencedora a nivel de resultados. Por motivos obvios de amortización de inversiones, de aprendizaje y de aprovechamiento del tiempo y del esfuerzo.

¿Significa eso que no se pueden obtener resultados siendo cigarra? Probablemente no.

¿Significa eso que una cigarra nunca obtendrá los resultados de una hormiga? Probablemente sí.

Lo que está clarinete es que, en esto de la producción musical en el Estudio en Casa, no gana quien más corre, sino quien corre mejor. No vence quien más paga, sino quien compra bien y explota lo que compra. No gana quien tiene prisa, sino quien está dispuestx a invertir el tiempo que sea necesario.

En el estudio en casa, como en la vida real, no gana quien más abarca, sino quien más aprieta.

Y tú, ¿eres más cigarra u hormiga en tu estudio en casa? No dejes de comentarlo debajo.

 

Dwldbanner

 

8 comentarios sobre “La Cigarra y la Hormiga

  1. Totalmente de acuerdo Harry, aunque a veces el problema es tener todo el tiempo que necesitas o que te gustaría para poder manejar correctamente el equipo y el proceso, al menos los que no nos dedicamos al 100% a esto, aunque nos gustaría, y entonces nos convertimos un poco en cigarras, jejejeje.

    Saludos y gracias como siempre.

    1. cierto, camarada Juan, la agenda marca el camino, pero es el planteamiento el q dirime los resultados. Si agendas tu tiempo libre y planeas tu aprendizaje en modo hormiga, tus resultados serán mejores.

      No es tanto cuestión de tiempo como de aproximación. 😉

  2. Muy buena analogía entre una fábula y una situación real que necesita ser analizada, meditada y/o replanteada, gracias como siempre Harry por ese conocimiento y consejos que solamente un verdadero maestro los puede compartir, saludos

  3. No estoy totalmente de acuerdo con tu entrada. Uno se puede divertir mucho con esto, aunque intente ser una hormiga… Es más, uno se divierte más, al comprobar como van dando buenos resultados las horas invertidas en aprender 🙂

  4. Harry, que inspirador!, en estos días compraré tus vídeos de producción, una minima inversión es necesaria.
    Acerca de la hormiga y cigarra me siento está última, más aún, me ocurre, como quizá a muchos, que tengo decenas de proyectos (bocetos) sin terminar, al punto que para no frustrarme los puse en una carpeta que dice “trabajos prácticos” siempre me pregunto cuánto debe tardar un productor y compositor aproximadamente en terminar un track.
    Mi problema es que paso a otro ” boceto” creo que debería trabajar más uno y concentrarme verdad? Y dejar de buscar el hit.

    1. Te comprendo, camarada. Todxs hemos pasado por ahí. Quizás debas planear las fases:

      1. Composición (no trabajes en la escritura de la canción a medida que mezclas, escribe la canción completa primero y luego pasa a la grabación)
      2. Producción (una vez que el repertorio esta acabado y tiene la calidad máxima)

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *